martes, 30 de diciembre de 2014

ESTO ESCRIBIO MI MADRE PARA MI


30 de diciembre del 2006, un día que nunca más va a pasar desapercibido, un día que marcó y cambio mi vida para siempre, un día que me puso al frente de muchos retos, frustraciones, dificultades, tropiezos, pero sobre todo muchas SATISFACCIONES Y ALEGRÍAS. No te puedo decir que saber tu diagnóstico fue la mejor de las noticias, te mentiría y a ti no te gustan las mentiras, me tumbó, me derrumbó, no sabía que hacer, por dónde empezar y lloré, lloré mucho, porque mi hijo, no era el hijo soñado, el hijo perfecto, porque sentía que me estaban robando algo, la felicidad de verte crecer y desarrollar como los demás niños, lloré por mucho tiempo por la impotencia de no poder cambiar las cosas y verte "normal", le cuestioné a Dios, porque a él, porque mi hijo, me pelee con Dios, pero también sabía que yo no me podía derrumbar, al menos no por mucho tiempo, y comencé a aprender, a leer, a educarme en lo que era ese diagnóstico que yo no conocía, "Síndrome de Asperger", una forma leve de autismo, es curioso, desde muy joven, siempre me llamó la atención el autismo, y ahora tenía la oportunidad de convivir con él muy de cerca.
Fue pasando el tiempo y me di cuenta que ese diagnóstico, era eso, solo un diagnóstico, tú seguías siendo ese niño, bello, hermoso, sano y sobre todo perfecto, no había nada que cambiar en ti, todo estaba bien. Eres puro, eres transparente, eres sincero, eres tierno, y tienes muchas habilidades, era solo aprender a explotarlas. No digo que haya sido fácil, hemos pasado muchos momentos difíciles, crisis, llantos, rechazos, pero si ponemos las cosas en la balanza, son más las cosas positivas, cada logro tuyo, es una alegría indescriptible. Cuando leíste por primera vez una palabra de 4 sílabas, cuando aprendiste a atarte los pasadores, cuando aprendiste por fin ir al baño solo, cuando pasaste toda una noche en tu cama, cuando terminaste la primaria, cuando ganaste el concurso de los 20 blogs peruanos, y saliste entrevistado en la tele, te hiciste famoso, y no pararía de enumerar todas las alegrías y satisfacciones que nos has dado y estoy segura nos seguirás dando.
Han pasado 7 años desde ese diagnóstico, y agradezco a Dios todos los días por haberme escogido para ser tu mamá, le agradezco por haberte puesto en mi camino, le agradezco por tus hermanos Andres y Alvaro, porque a pesar de que muchas veces para ellos es muy difícil y tienen que a veces sacrificar una salida para que tú no te quedes solo, lo hacen, porque siempre están pendientes de tus necesidades, porque muchas veces cansados se ponen a jugar contigo en la compu, porque eso te hace feliz, porque sé que para ellos también ha sido difícil, pero el amor que te tienen hace que sepan sobrellevar las dificultades y entenderte. Le agradezco por tu papá, porque para él tal vez fue más difícil entender muchas actitudes tuyas, pero ahora las entiende, te entiende y muchas veces él me da la calma que pierdo. Le agradezco a Dios, porque en el transcurso de estos años me ha puesto a muchos ángeles en el camino para ayudarnos, por la gente maravillosa que he conocido, ya sea en persona o por internet. Pero sobre todo le agradezco por ti, porque no podrías ser de otra manera, porque no cambiaría nada de ti. Una vez lo dije y lo repetiré siempre. SI HOY ME DIERAN A ELEGIR... TE ELEGIRÍA A TI MI ADORADO ASPERGER, AUN SABIENDO QUE LA TAREA NO ES FÁCIL Y TAL VEZ NUNCA LO SERÁ. Te amo 
Alejandro.

2 comentarios:

  1. Me llamo Vanesa, soy de Argentina, hacen ya unos 3 años que entro al blog a leerlo a Ale, tengo un sobrino Aspie, así llegue acá, tengo los ojos llenos de lagrimas, pienso similar, salvo las obvias distancias, que alegría que éste niño maravilloso, tenga una familia MARAVILLOSA. Besos a todos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que gusto Vanessa que leas a Alejandro, y que suerte tiene tu sobrino de tener una tía que se preocupe por él y de querer aprender a entenderlo. Un beso grande y espero lo sigas leyendo.
      Maribel

      Eliminar